Chefchaouen

EDIT 1.

Hola a tod@s!

Esto se acaba!! Mañana o pasado mañana ya estaré de camino a casa y un verano más dejo atrás Marruecos para volver a mi mundo, que es totalmente distinto al de aquí.

Hoy os enseño Chefchaouen, una ciudad famosa por sus casitas azules. Yo pensaba que era un pueblo pequeñito y que todas las casas eran iguales, pero mi sorpresa llegó cuando vi que era una ciudad totalmente asfaltada, con mucha gente y con casas normales (blancas, de ladrillo, de color crema, etc…). La parte de las casitas azules estaba como en la zona antigua de la ciudad, no había carreteras y las calles estaban llenas de puestecillos y tiendas.

Seguir leyendo

Anuncios

Assilah

1

Hola a tod@s!

Este viaje ya va llegando a su fin. Ya solo me quedan unos tres o cuatro días aquí y vuelvo a Málaga, y en unos días me voy una semanita a Huelva. ¿Cómo estáis llevando vosotr@s el verano?

Con respecto al POST de hoy, se trata de la visita a Assilah (como ya os comenté en el anterior POST). La verdad es que me encantó, está muy cerca de Tánger (a unos 40km) y merece la pena visitar. Nosotros estuvimos por la parte del pueblo pero la playa también es increíble. El pueblo me recordó mucho al mío, ya que es muy pequeñito, con muchas casitas y sin carretera. Las calles son muy estrechas así que nos pudimos refugiar de los 37 grados que hacía.

Seguir leyendo

Oued Laou (2ª Parte)

EDIT 1

Hola a tod@s!

Hoy os traigo la segunda parte del POST del otro día (podéis verlo AQUÍ). En ese post os mostraba la parte del “chiringuito” y en dónde dormimos, y en éste os enseño la playa, una preciosa calita dónde estábamos prácticamente solos. Solamente se puede acceder a esa parte de la playa con una barquita (1ª foto del anterior POST) o algunos más valientes llegaban nadando.

Seguir leyendo

Oued Laou (1ª Parte)

EDIT 1

Hola a tod@s!

Primer POST de Marruecos, por fin!! Este fin de semana hemos estado de “camping” en un pueblo a unos 130km de Tánger, llamado Oued Laou. Tiene unas playas chulísimas, el mar está transparente y es un auténtico paraíso.

Tuvimos la suerte de que el dueño del “chiringuito” de la playa es amigo de mi padre así que nos dejó dormir allí, en la planta de arriba de su restaurante. Es genial dormirte con el sonido de las olas y que lo primero que veas al despertar sea el mar.

Seguir leyendo